Financiación alternativa: crowdlending

Hace años, los autónomos y empresas podían encontrarse en serios problemas si les cerraban las puertas de las entidades bancarias tradicionales. Por suerte, en los últimos tiempos hemos asistido a una apertura del mercado del crédito que ha hecho aflorar alternativas para la obtención de financiación.

El crowdlending es una de estas alternativas y, sin duda, está de moda. Su traducción literal es préstamo (lending) de una multitud (crowd). Este significado anticipa su funcionamiento, ya que se trata de conectar financiación para un autónomo o empresa con un conjunto de inversores particulares e institucionales que dejan su dinero a cambio de una rentabilidad.

A diferencia de las vías convencionales, que exigen un historial previo, los únicos requisitos principales para acceder a esta financiación son:

  • Tener sede o actividad en territorio nacional.
  • No tener incidencias de impago relevantes.
  • No tener patrimonio neto negativo.
  • Para fines empresariales.

En Finver nos encargamos de la gestión de esta financiación a través de las plataformas especializadas. Por supuesto, sólo trabajamos con entidades de la máxima confianza, adecuadamente registradas y supervisadas por la CNMV.

Algunas de las características de la financiación concedida por estas plataformas resultan atractivas:

  • Posibilidad de no aportar avales.
  • Posibilidad de no consumir CIRBE.
  • Posibilidad de financiación sin recurso.
  • Sin comisiones por amortización.
  • Sin productos adicionales tales como seguros, tarjetas o planes de pensiones.
  • Sin apertura de nuevas cuentas o cambio de banco.
  • Rápido y sin desplazamientos.

El tipo de interés se establece una vez analizada la solicitud de financiación. Esta será la rentabilidad que obtengan los inversores por su dinero. El tipo medio en la financiación a largo plazo es de un 2,5% anual.

Además del préstamo tradicional, también existe la posibilidad de factorizar o anticipar facturas de clientes. En este caso, cuando el deudor pague a su vencimiento el importe de la factura se cancela la deuda. Se puede obtener el anticipo desde un 1% anual.

En cuanto a las implicaciones fiscales, las plataformas se ocupan de realizar la retención fiscal, por lo tanto, no genera ninguna obligación adicional respecto a la financiación convencional.

En definitiva, se trata de una opción más a valorar y que puede resultar especialmente atractiva en escenarios de diversificación o reducción de riesgo bancario.